#TRENDING, Cotilleo, Mujer

Las mujeres y los baños publicos

Advertisements

1

El gran secreto de todas las mujeres, por lo que tiene que ver el cuarto de baño, es que de niña tu madre te llevaba al cuarto de baño, limpiaba el asiento, cubría el perímetro con papel higiénico y luego explicaba: “¡NUNCA, NUNCA te apoyes en el inodoro!”. Luego te enseñaba la “posición”, que consiste en equilibrarse encime del lavabo, haciendo como para sentarse, pero sin que el cuerpo entrase en contacto con el asiento. ‘La posición’ es una de las primeras lecciones de la vida cuando eres todavía pequeña, importante y necesaria, te acompañará por el resto de tu vida. Pero aún hoy, ahora que has crecido, la “posición” es terriblemente difícil de mantener cuando se tiene una vejiga que está a punto de explotar. Cuando ‘necesitas ir’ en un baño público, te encuentras con una cola de mujeres que te hace pensar que en el interior hay Brad Pitt. Entonces te pones pacientemente en la cola, sonriendo amablemente a las demás que también están esperando con las piernas y los brazos cruzados (la posición oficial del ‘me estoy meando encima’). Finalmente, te toca a ti, pero siempre viene la madre con la hija pequeña ‘que ya no puede contenerse’, y aprovechan la oportunidad para pasarte los dos por delante!Justo después, compruebas debajo de las puertas para ver si hay piernas. Todos están ocupados. Finalmente se abre uno y tú tiras casi encima de la persona que sale. Entras y te das cuenta de que no hay llave (nunca hay!); y piensas: “No importa …” Cuelgas el bolso de un gancho en la puerta y, si no hay gancho (nunca hay!) inspeccionas la zona: el suelo está lleno de líquido no identificado y no te atreves a dejarlo allí, por lo que acabas colgándolo a tu cuello y claramente está muy pesado, porque lo has llenado de cosas, la mayoría de cuales no usas, pero las guardas porque “nunca se sabe”. Volvamos a la puerta, ya que como no hay llave la tienes que aguantar con una mano, mientras que con la otra que bajas los pantalones y asumes “la posición”… aaaaahhhhh … por fin … En este punto empiezan a temblarte las piernas porque estás aguantándote en el aire, con las rodillas dobladas, los pantalones bajados que te bloquean la circulación, el brazo extendido que hace fuerza contra la puerta y una bolsa de 5 kilos alrededor de su cuello. (el articulo continua en la pagina 2)

Advertisements

You Might Also Like